Indiana Jones (capítulo 1)

Un día paseaba por unas cuevas un chico llamado Indiana Jones. Estaba buscando la calavera prohibida, y sabía que había trampas.

Primero pasó por un puente, y si se caía, como abajo había escorpiones gigantes, se moriría. Pero había más trampas, y algunas muy difíciles.

Así, en una tenía que saltar de cocodrilo en cocodrilo. Y en otra debía fijarse bien en el suelo, porque había muchas serpientes que se escondían en agujeros. Indiana Jones se cayó en uno, pero con el látigo pudo salvarse.

Al final, detrás de unos gigantes estaba el tesoro. Se hizo amigo de ellos y pudo conseguirlo...

Indiana Jones

[Antón Castro Freire]

1 comentarios Enlaces a esta entrada

Laila dijo...

Antón, me encanta eso de saltar de cocodrilo en cocodrilo, y tener ese látigo tan especial, a mi también me gustaría tener uno así como una varita mágica verdad? y se arreglarían muchas cosas. Muy bien aventurero, para cuando va a ser el capítulo 2.
Un beso Antón.